Previsión Legal Abogados

Pedir Justicia, lo mismo que impartirla, es una de las obras más grandiosas del ser humano.

“La abogacía es una profesión libre e independiente que presta un servicio a la sociedad en interés publico (…) en orden a la concordia y a la Justicia”, declara el artículo 1º del Estatuto General de la Abogacía.

La aparición en los últimos años de nuevas figuras de delito o la modificación de las existentes, con el resultado de una legislación desbocada en la que predominan las normas penales en blanco, hace del Derecho una ciencia compleja necesitada de especialización, sobre todo en los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico, la Hacienda Pública, el blanqueo de capitales, los urbanísticos, el medio ambiente, el tráfico de influencias o la información privilegiada, entre otros, en los que se incluyen asuntos de Derecho Penal Internacional o internacionalizado como los procesos de extradición pasiva o de asistencia jurídica internacional regulados en los Tratados multilaterales y bilaterales de los que España es parte.

Es cierto que la Justicia no va bien y que la gente espera y se desespera con ella, pero no lo es menos la sobrecarga de trabajo que los tribunales se ven obligados a soportar merced a un exceso de litigiosidad. Frente a la tradicional tendencia de los ciudadanos a la contienda judicial y según modelos existentes en otros países, PREVISIÓN LEGAL ABOGADOS considera que la conciliación, la transacción, el arbitraje y la mediación son, o pueden ser, útiles herramientas para resolver conflictos sin necesidad de usar la fuerza jurídica del proceso.

El Abogado no es sólo colaborador necesario de la función jurisdiccional, título que comparte con el Procurador, sino que además tiene atribuida en exclusiva la defensa de los derechos ciudadanos de toda clase, incluidos los de rango fundamental. Se trata de la única profesión contemplada expresamente en la Constitución, por causa de su relevante función en orden a la garantía de los derechos fundamentales.

En un mundo dominado por la prisa y los contactos virtuales proponemos la filosofía del abogado en contacto constante y personal con sus clientes. Desde nuestro punto de vista sólo con la comunicación, confianza, confidencialidad y colaboración de nuestros clientes tenemos posibilidades de obtener resultados exitosos en los asuntos que nuestros clientes nos encarguen.

Nuestro objetivo es asesorarle en todo momento de cual es su mejor opción, y podemos asegurarle que el seguimiento de los expedientes es total, de principio a fin. Nuestra mejor referencia, es el gran número de clientes, que avalan nuestra eficacia y saber hacer.

Confíe en nuestra experiencia y dedicación. No le defraudaremos.