Honorarios

Politica de Honorarios

Política de Honorarios

El abogado tiene derecho a una retribución económica por los servicios que presta (honorarios) así como al reembolso de los gastos (suplidos) que haya realizado para la defensa de sus intereses.

La cuantía de los honorarios depende, por un lado, de las reglas, normas, usos y costumbres aprobadas por el Colegio de Abogados, y de otro, de las concretas circunstancias que plantee el caso, tales como la complejidad del mismo, su interés económico, el tiempo y esfuerzo dedicado… etc. Así, las normas o criterios aludidos son orientadores sin que puedan aplicarse de forma automática o taxativa.

Su abogado no puede apropiarse en pago de los honorarios que Ud. le adeude, de las cantidades que le entreguen los deudores, salvo que Ud. le autorice a ello.

La retribución de los servicios profesionales también puede consistir en una cantidad fija mensual o anual, siempre que el importe sea proporcional a los servicios prestados y respete las normas orientadoras del Colegio de Abogados.

Está autorizado el pacto de cuota litis o aquél acuerdo entre abogado y su cliente por el que éste se compromete a abonar un porcentaje sobre el resultado del asunto, con independencia de que éste consista en una suma de dinero o en el reconocimiento de cualquier otro derecho o beneficio.

El abogado puede solicitarle antes del inicio de sus servicios o durante su prestación, entregas a cuenta en pago tanto de los honorarios como de los gastos o suplidos. Estas entregas o provisiones de fondos deben ajustarse a las circunstancias del caso y su falta de abono puede hacer que el abogado renuncie al asunto.

Honorarios transparentes y competitivos

El despacho ofrece a sus clientes transparencia y unos honorarios competitivos, generalmente inferiores a la media del mercado y a los criterios que el Colegio de Abogados utiliza para la tasación de costas. Facilitamos presupuesto siempre que se nos solicita y procuramos dejar por escrito los acuerdos sobre honorarios profesionales, mediante hoja de encargo profesional.

Honorarios para la defensa en pleitos:

Para la defensa en pleitos fijamos los honorarios caso por caso, considerando como criterio fundamental el beneficio o perjuicio (a menudo económico) que el resultado del pleito le puede suponer a nuestro cliente.

De los honorarios que consideramos adecuados al caso, en función de la cuantía y la complejidad del asunto, nos comprometemos a hacer una reducción en caso de que el resultado del litigio no sea favorable para el cliente.

De este modo, nuestros clientes se pueden ahorrar el coste de las tasas judiciales que se han implantado recientemente: si ganamos el pleito, porque las tasas se pueden repercutir a la parte contraria como costas del proceso; si perdemos el pleito, porque reduciremos nuestros honorarios en un importe mayor que el de las tasas que el cliente haya pagado.

El pago de nuestros honorarios se realiza de forma fraccionada (salvo que se pacte otra cosa con el cliente).

Consultas:

La primera consulta la contestamos gratuitamente si es por correo electrónico.

Después de la primera consulta, si es necesario mantener una reunión o estudiar documentos para contestar a las dudas que el cliente pueda tener, cobramos por el tiempo dedicado a esas reuniones y por el estudio del asunto.

Nuestros honorarios por la primera consulta son de 50 euros+IVA si el tiempo de la reunión es inferior a una hora o de 70 euros + IVA si dura más de una hora. Los honorarios de la primera consulta se abonan en el despacho mediante tarjeta de crédito o en efectivo.

No obstante lo anterior, si la consulta se convierte en un encargo profesional, los honorarios de la consulta se descontarán posteriormente de los honorarios pactados para el nuevo asunto, por lo que la consulta resultará sin coste para usted.

No buscamos que el cliente se embarque en un pleito si no es necesario, por lo que en ocasiones tenemos que informarle de que pleitear no es lo mejor para sus intereses, y esa información tiene un gran valor.

Prestación de servicios jurídicos continuados (iguala):

Para los clientes con necesidades continuas de asesoramiento y defensa jurídica el despacho ofrece esta modalidad consistente en el pago de una cuota mensual fija que da derecho al cliente a los servicios que se pacten, generalmente todo el asesoramiento jurídico que necesite relacionado con su actividad empresarial. Normalmente el pacto incluye una sustancial rebaja de honorarios para los asuntos judiciales

La iguala puede abarcar, según se pacte:

-Asesoramiento jurídico en general, para la atención de dudas que puedan surgir en el desarrollo de la actividad empresarial mediante consultas telefónicas, por e-mail o en el propio despacho.
-Redacción y revisión de contratos.
-Recursos administrativos y alegaciones en procedimientos administrativos.
-Reclamaciones extrajudiciales frente a deudores.
-Asesoría en el funcionamiento societario de la empresa y gestión de la documentación societaria.

La ventaja de este sistema consiste en que el cliente conoce el coste de los servicios contratados por adelantado y tiene la seguridad de que cuando necesite consejo jurídico va a tener siempre a su disposición los servicios de los abogados del despacho para la atención de las contingencias que ordinariamente se presentan en el negocio.

Los honorarios establecidos bajo la modalidad de “iguala” son evaluados semestralmente a los efectos de mantener un adecuado ajuste entre la demanda de servicios y la contraprestación.

Honorarios por tiempo dedicado al asunto

Esta modalidad consiste en liquidar los honorarios de acuerdo con las de horas invertidas en la atención del cliente, sobre la base de los honorarios por hora pactados.

Este sistema de cálculo de honorarios, en función del tiempo efectivamente empleado y de la competencia de las personas que intervienen en el asunto, constituye en algunos casos la base más justa y correcta para el cliente.

Cuestiones generales

Como norma general, los honorarios presupuestados y pactados no incluyen los honorarios de otros profesionales que deban o puedan intervenir en los asuntos, como procuradores, peritos, notarios o detectives ni gastos ni suplidos (gastos de correos; envío de burofaxes; notas registrales; desplazamiento y alojamiento, etc.) que puedan ocasionarse en la ejecución de los trabajos objeto del encargo. Tampoco incluyen las tasas y depósitos judiciales.

Las minutas de honorarios se giran a nombre del despacho Previsión Legal Abogados están sujetas al régimen fiscal procedente y han de ser abonadas en la fecha de su recepción por el cliente.

Como norma general, los honorarios se pueden abonar en el despacho mediante tarjeta de crédito o en efectivo (hasta 2.500 euros), o mediante transferencia bancaria a la cuenta del despacho indicada en la minuta de honorarios.

Todos nuestros asuntos tienen un presupuesto cerrado previo, mediante un contrato que garantiza al cliente el coste de su asunto.

Ofrecemos diferentes formas de pago para posibilitar que nadie se quede sin el asesoramiento o la defensa deseada por falta de recursos.